Tours Privados en Roma

Roma, es la capital de Italia y dentro de ella, se encuentra la ciudad del Vaticano. La apasionada capital de Italia es una de las ciudades más románticas y seductoras del mundo.
Que tiene sus años, sí, pero los lleva bien: después de todo, Roma es la «Ciudad Eterna».
Caminar por las calles de Roma es caminar por la Historia. Se trata de uno de los destinos turísticos más populares del mundo, que permite, por no decir que impone, incesantes descubrimientos, gracias a la inmensidad de su patrimonio artístico. De hecho, alberga dos capitales en una sola ciudad: la capital italiana y la sede del Papa en el Vaticano, destino de peregrinación universal en la Piazza San Pietro.

Conocerá los sitios más emblemáticos de Roma en un vehículo privado con chofer. Su chofer y guía experto en la historia y cultura de la ciudad, le recogerán en su hotel o sitio deseado para comenzar su tour privado. El horario de comienzo es también adaptable a su deseo personal.
No dude en contactarnos, le ayudaremos a coordinar una propuesta a su medida.

Monumentos y atracciones turísticas imprescindibles de Roma:

    • Basílica de San Pedro: Sede universal de la Iglesia Católica en Roma, Capilla Pontificia, y destino de toda peregrinación a la ciudad santa, la Basílica de San Pedro alberga célebres obras de arte celebrando la fe cristiana.
      Precedida por la espectacular columnata de la Plaza de San Pedro, tiene una majestuosa fachada y está coronada por la gran cúpula diseñada por Miguel Ángel. Una de las obras maestras arquitectónicas mundiales, es el resultado del trabajo de decenas de diseñadores a lo largo de 160 años.
      Su construcción la inició en 1506 el Papa Julio II, considerado el «padre» de los Museos Vaticanos, pero no se terminó hasta 1667 con el arreglo definitivo de la plaza.
      Donde se encuentra la actual basílica había una basílica primitiva cristiana construida por el emperador Constantino en el siglo IV, donde fue enterrado San Pedro. Su historia es extremadamente compleja, con una larga lista de arquitectos y artistas que contribuyeron a su realización: Bramante, Giuliano da Sangallo, Rafael, Antonio da Sangallo el Joven, Baldassarre Peruzzi, Miguel Ángel, los Vignola, Giacomo Della Porta, Domenico Fontana, Carlo Maderno y, en los últimos 40 años, Gian Lorenzo Bernini.
    • Los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina: Los Museos Vaticanos albergan una de las colecciones de arte más importantes del mundo. Una colección creada por los papas durante la historia, con unas 20 000 obras de arte, arqueología y etnoantropología expuestas y más de 50 000 conservadas en los ricos depósitos.
      Las colecciones incluyen obras maestras de las civilizaciones egipcia, etrusca, griega y romana, la Edad Media y el Renacimiento, hasta el arte contemporáneo. El recorrido comprende obras encargadas por los papas en los palacios apostólicos, desde las Estancias de Rafael en el Apartamento Borgia, hasta la monumental Capilla Sixtina.
      Y llegamos a la Capilla Sixtina. La sala donde, desde finales del siglo XV, los cardenales se reunían en cónclave para elegir al nuevo papa, era un extraordinario taller artístico donde trabajaban los pintores más grandes de la época: Domenico del Ghirlandaio, Sandro Botticelli, Cosimo Rosselli, Perugino, Pinturicchio, Luca Signorelli y finalmente Miguel Ángel.
      Lleva el nombre del Papa Sixto IV, que decidió renovar la llamada Capilla Magna en los años 1477-80. Fue su sobrino Julio II quien contrató a Miguel Ángel para rehacer la bóveda con las Historias del Génesis, entre 1508 y 1512.
      Una veintena de años más tarde, el papa Clemente VII volvió a encargar a Miguel Ángel el Juicio Final, que el pintor ejecutó ya con sesenta años entre 1536 y 1541, en el muro principal de la Capilla. La obra, con la que Miguel Ángel «conmocionó la historia del arte italiano», generó clamor y escándalo, no solo por los cuerpos «desnudos» de Cristo y los santos, sino también por haber innovado el lenguaje pictórico del arte del Renacimiento, introduciendo figuras paganas, ángeles sin alas y santos sin aureola en una composición libre y sin motivos.
      Tras la muerte de Miguel Ángel en plena Contrarreforma, se encomendó a Daniele da Volterra ocultar con «calzones» los desnudos considerados más obscenos, que serían borrados parcialmente durante restauraciones posteriores para devolver a la obra de Miguel Ángel su originalidad.
    • Coliseo de Roma: Símbolo del Imperio Romano, reconocido como una de las siete maravillas del mundo, el Anfiteatro Flavio, también conocido como el Coliseo, es una visita obligada para cualquiera que visite la Ciudad Eterna.
      Es el mayor anfiteatro del mundo, que narra las magníficas hazañas de los gladiadores y de la Antigua Roma. Impresionante y evocador monumento, es el icono más representativo de la capital y de Italia en todo el mundo; una obra maestra de la arquitectura construida por el hombre que ha llegado hasta nuestros días y que siempre se ha presentado en todo su esplendor, ofreciendo vistas inolvidables de la ciudad. En la actualidad, el Coliseo es un lugar dinámico y multifuncional, que acoge cada año numerosas exposiciones temporales y espectáculos modernos.
    • Foros imperiales: Los Foros Imperiales de Roma reunen una serie de plazas monumentales edificadas entre el 46 a.C. y el 113 d. C. y están considerados como el centro de la actividad política de la antigua Roma, un lugar que el curso de los siglos fue enriqueciendo con estructuras y edificios.
    • Fontana di Trevi: Es una de las fuentes más famosas y visitadas de Roma. La estatua del centro representa a la deidad griega Océano en un carro triunfal tirado por dos caballos, uno tranquilo y otro agitado, lo que indica la doble naturaleza del mar. A ambos lados se encuentran la diosa de la Salud sosteniendo una copa de la que bebe una serpiente y la diosa de la Abundancia, con un cuerno lleno de frutos, símbolo de la riqueza.
      Para pedir el deseo de volver a Roma, se debe lanzar una moneda de espaldas a la fuente. En el lado derecho de la Piazza Trevi hay una fuente más pequeña, la Fontanella degli Innamorati, donde, según cuenta la leyenda, las parejas que beben de ella permanecerán juntas para siempre.
    • Panteón de Roma: El Panteón es uno de los monumentos romanos mejor conservados del mundo. Se construyó en el año 27 a.C. a instancias de Marco Vipsanio Agripa. Entre el 112 y el 125 d.C., Adriano ordenó su reconstrucción, ampliándolo, invirtiendo su orientación y abriendo una gran plaza de pórticos delante del nuevo templo.
      Su cúpula, con un diámetro interior de 43,44 m, sigue siendo la mayor cúpula semiesférica jamás construida en hormigón no armado, mayor que la de San Pedro.
    • Castillo de Sant’Angelo: El Castillo Sant’Angelo, también conocido como Mausoleo de Adriano, es parte fundamental de la historia de Roma y del Vaticano, es una fortaleza situada en el margen derecho del río Tíber, a poca distancia de la Ciudad del Vaticano. En algunos períodos del año es posible recorrer el famoso “Passetto”, también conocido como Corredor de Borgo. Este es un paso elevado y fortificado que pasa por las Murallas del Vaticano uniendo los Palacios del Vaticano con el Castillo Sant’Angelo.
      Este corredor fortificado de 800 metros de largo permitía al jefe de la Iglesia, refugiarse dentro del Castillo en caso de necesidad. La funcionalidad del Passetto fue comprobada durante momentos trágicos para la Iglesia y para Roma. El Papa Alejandro VI Borgia utilizó el Castillo Sant’Angelo como refugio cuando Roma fue invadida en 1494 por Carlos VIII de Francia. En 1527, el Papa Clemente VII utilizó este corredor para escapar de los bombardeos que dieron inicio al saqueo de Roma.
    • Circo Máximo: Situado entre el Aventino y el Palatino, en tiempos de Augusto consistía en una espina central alrededor de la que se celebraban las carreras. El espacio también se utilizaba para eventos relacionados con la vida política y social de la ciudad, manifestaciones triunfales, procesiones y ejecuciones públicas.
      El mayor espacio para espectáculos y juegos de competición de todos los tiempos con una capacidad para más de 250 000 personas, dedicado a las carreras de caballos y carros (cuadrigas), juegos y competiciones de gladiadores.
    • Trastévere: El corazón de Roma y del espíritu romano, un barrio característico que esconde iglesias, plazas y museos entre sus estrechas calles llenas de historia.
      Fue la inspiración de poetas como Belli y Trilussa, a quienes se dedicaron las plazas del mismo nombre.
      Y es precisamente desde la plaza Trilussa donde puede recorrer las calles empedradas que le llevarán a Santa María en Trastévere, un tesoro escondido, encerrado entre los muros de edificios con un aire ligeramente bohemio.
      La gran fuente en el centro de la plaza, frente a la Basílica de Santa María en Trastévere, es un lugar de encuentro para jóvenes, turistas y artistas callejeros.
    • Plaza Venezia y Monumento a Vittorio Emanuele II (Vittoriano): La Plaza se extiende entre Via del Corso y Via Dei Fori Imperiali, su forma actual es el resultado de varios reconstrucciones del area, entre el siglo xix y el siglo xx, para la realización del monumento en honor de Vittorio Emanuele II.
      La estructura arquitectónica representa una ruta ascendente ideal que, por medio de escaleras y terrazas, enriquecidas por esculturas y bajorellieves, se eleva hasta el gran portico columnado dominado por cuadrigas en bronce, alegorías de la Unidad de la Patria y de la Libertad.
    • Piazza della Repubblica: Antes conocida como plaza Esedra, debe su nombre a la gran exedra de las termas romanas de Diocleciano, cuyo perímetro está trazado por la columnata semicircular de la plaza, obra de finales del siglo XIX del arquitecto turinés Gaetano Koch, que también diseñó los imponentes edificios que enmarcan la plaza. En el corazón de la Piazza della Repubblica se puede apreciar la espléndida Fuente de las Náyades, que es la exhibición del Acqua Marcia, introducida por Quinto Marcio Re en el año 144 a.C. desde el alto valle del Aniene, en las proximidades de Arsoli.
    • Arco de Constantino: El Arco de Constantino es el más grande de los tres arcos triunfales que sobrevivieron en Roma (unos 25 metros de altura), fue erigido en el año 315 para conmemorar la victoria de Constantino contra Majencio en la Batalla del Puente Milvio en 312. Erigido en el antiguo camino generalmente transitado por los triunfos, en el tramo entre el Circo Máximo y el Arco de Tito, se construyó reutilizando parcialmente esculturas y elementos arquitectónicos quitados de monumentos más antiguos, pertenecientes a las épocas de Trajano, Adriano y Marco Aurelio.
    • Basílica de Santa María la Mayor: Una de las cuatro basílicas papales de Roma, se encuentra en la cima de la colina Esquilina y es la única que ha conservado la primitiva estructura cristiana de los orígenes, aunque enriquecida con añadiduras posteriores.
      La leyenda nos cuenta que el rico patricio romano Giovanni y su esposa, al no tener hijos, decidieron dedicar una iglesia a la Virgen María, que se les apareció en un sueño una noche en agosto de 352 d.C.
      En el sueño, Nuestra Señora les informó que un milagro les indicaría el lugar donde construir la iglesia. El Papa Liberio también tuvo el mismo sueño y, al día siguiente, yendo al Esquilino, lo encontró cubierto de nieve. El Papa mismo trazó el perímetro del edificio y la iglesia fue construida a expensas de los dos cónyuges.
    • Plaza Navona: Es la plaza barroca más bella de Roma. Símbolo de la época barroca y de los juegos «agonísticos», la Plaza Navona es una de las maravillas de Roma y una de las plazas más bellas del mundo. Construida en el emplazamiento del Estadio de Domiciano, está cerca del Campo dei Fiori y de la histórica Via dei Coronari.
    • Plaza de España: La elegancia es, sin lugar a dudas, la característica principal de esta Plaza: el marco que ofrecen sus edificios de color ocre, la fuente del Bernini y la escalinata sobre la que se erige la iglesia de la Trinidad de los Montes, contribuyen a crear esa atmósfera de distinción y lujo. Con unas vistas impresionantes de la ciudad desde la escalinata de Trinità dei Monti, es uno de los lugares más evocadores de la ciudad, consagrado en numerosas obras de arte y películas de culto como «Vacanze romane».
    • Plaza Barberini: En la colina del Quirinal, en el barrio de la Dolce Vita, encontramos una de las plazas más famosas del centro histórico de Roma. Toma su nombre del Palacio Barberini, que hoy alberga una de las galerías de arte más importantes, con obras de Rafael y Caravaggio.
    • Villa Borghese: El Parque de Villa Borghese ocupa una amplia zona en el corazón de la ciudad. Este magnífico jardín contiene edificios, esculturas, monumentos y fuentes, obra de ilustres artistas del arte barroco, neoclásico y ecléctico, rodeados de árboles seculares, estanques, jardines a la italiana y grandes espacios libres, realizados con gran cuidado.
      La Galería Borghese es un museo de arte situado en los jardines de la Villa Borghese
    • Puerta del Pueblo: El nombre original era Porta Flaminia porque desde aquí comenzaba y comienza hoy la vía Flaminia. El aspecto actual es fruto de una reconstrucción del siglo XVI. La fachada exterior fue encargada por el Papa Pío IV a Michelangelo que transfirió el encargo a Nanni de Baccio Bigio. Este último realizó la obra entre 1562 y 1565 inspirándose en el Arco de Tito.
      La fachada interior fue realizada por Gian Lorenzo Bernini para el papa Alejandro VII el 23 de diciembre de 1655 en ocasión de la llegada a Roma de la Reina Cristina de Suecia.
    • Ludus Magnus: Cerca del Coliseo, entre la Via Labicana y la Via di San Giovanni in Laterano, se encuentran los vestigios de la Ludus Magnus, la palestra de gladiadores más grande de Roma, construida por voluntad del emperador Domiciano (81-96 d.C.).
    • Santa Maria in Cosmedin y Bocca della verità – La boca de la verdad: La principal atracción de la Basílica de Santa María in Cosmedin es, sin duda, la Boca de la verdad.
      Un disco en el que aparece representado una máscara y que con mucha probabilidad era la tapa de una alcantarilla, se ha convertido en un monumento fascinante que debe su fama a la leyenda que narra como la Boca de la Verdad arranca con un mordisco la mano de quien no diga la verdad.
      Hoy se encuentra ubicada en el pórtico, situado en la fachada de la Basílica de Santa María en Cosmedín y atrae cada año a muchos visitantes, puesto que se la considera una de las curiosidades de Roma.
    • Palatino: Ubicado a 40 metros de altura sobre el Foro Romano, el Monte Palatino es la más céntrica de las siete colinas de Roma. Además de ser la más céntrica, también es el lugar donde Rómulo fundó la ciudad y donde los emperadores fijaron su residencia hasta la caída del Imperio Romano.
    • Foro Boario: En la plaza de la Boca de la Verdad se encuentra el antiguo Foro Boario, que antaño albergaba el mercado de ganado. En esta zona, entre el Tíber y el Aventino, puedes admirar dos templos bien conservados de la época republicana.
    • Campo de’ Fiori (Campo de flores): Es una plaza de Roma, situada entre la Via dei Giubbonari y la Piazza della Cancelleria, en el límite entre los rioni Parione y Regola.
    • Museos Capitolinos: Los Museos Capitolinos (Musei Capitolini) son el principal museo cívico de la ciudad de Roma. La sede histórica está constituida por el Palazzo dei Conservatori y el Palazzo Nuovo. Los dos edificios están situados en la plaza del Campidoglio remodelada siguiendo el diseño de Miguel Ángel y están unidos por la Galleria Lapidaria, un paso subterráneo que atraviesa la Plaza del Campidoglio sin necesidad de salir al exterior de los museos.
      La creación de los museos dio inicio con la donación del Papa Sixto IV en 1471 de una colección de bronces, transformándolo en uno de los museos más antiguos del mundo. Esta antigua colección fue incrementada con el tiempo gracias a las donaciones de papas como Pablo III y Pío V quien quiso quitar del Vaticano las esculturas paganas. La situación del museo mejoró en 1654 con la construcción del Palazzo Nuovo. El museo fue abierto al público por voluntad del Papa Clemente XII en 1734. Más tarde, Benedicto XIV, inauguró la Pinacoteca capitolina con las colecciones privadas de la familia Sacchetti y de la familia Pio de Saboya.
    • Gueto Judío de Roma: Situado en el Lungotevere de’ Cenci, uno de los más antiguos del mundo, el Gueto de Roma fue creado en 1555 por el Papa Pablo IV. Los judíos que vivían aquí estaban obligados a llevar un distintivo y no se les permitía comerciar ni tener propiedades.
    • Campo de’ Fiori: Es una de las principales plaza de Roma, situada entre la Via dei Giubbonari y la Piazza della Cancelleria, en el límite entre los rioni Parione y Regola. La Plaza fue construida en el año 1456 por encargo del Papa Calixto III en el lugar donde se ubicaba un campo de flores, del cual tomó su nombre la plaza.
    • Catacumbas de Roma: Son galerías subterráneas utilizadas durante varios siglos como cementerios. Las catacumbas empezaron a realizarse en el siglo II y no fueron terminadas sino hasta el siglo V. Aquí se enterraba los ciudadanos paganos, judíos y los primeros cristianos de Roma.
    • Basílica de Santa María del Popolo: Entrando a la ciudad amurallada, situada en la Plaza del Popolo encontramos la Iglesia de Santa María del Popolo, es un pequeño templo que destaca por su gran riqueza artística de la época del Renacimiento.

Tours por los alrededores de Roma:

    • Tour Privado a Castel Gandolfo desde Roma. Castel Gandolfo es comúnmente conocida como la Ciudad del Papa, ya que alberga la residencia de verano del Pontífice.
      Este pequeño pueblo conocido por la belleza de la naturaleza que lo rodea y por la elegancia de la ciudad y sus murallas es uno de los pueblos más bellos de Italia.
    • Tour Privado a Ostia Antica desde Roma. Es un hermoso sitio arqueológico a 30 kilómetros de Roma. Se remonta a la época de los antiguos romanos y se encuentra justo en la desembocadura del Tíber, donde el río se une con el mar Tirreno. Fue una de las más florecientes ciudades romanas gracias a su situación como importante centro comercial y portuario. Enterrada durante más de 10 siglos, actualmente es uno de los principales lugares que visitar desde Roma.
    • Tour Privado a Orvieto y Asís desde Roma. Es una una pequeña ciudad medieval que parece casi de mentira, como de cuento, situada en la provincia de Terni, en la región Umbria. Orvieto, se asienta sobre una enorme peña rocosa de origen volcánico situada en mitad de una gran llanura. Lo que más destaca es su catedral, sin duda, una de las obras arquitectónicas más representativas del estilo gótico en Italia.
      El nombre de Orvieto está indisolublemente ligado a su Catedral. Templo que empezó a construirse a finales del siglo XIII para albergar una preciada reliquia: el corporal (paño que se coloca sobre el altar durante la Eucaristía) del milagro de Bolsena. Para ello, Urbano IV ordenó la construcción en Orvieto, residencia habitual de su papado, de un templo acorde con la importancia del supuesto milagro.
      La ciudad de Asís, antigua Asisium, se leva a 400 metros de altura sobre el Monte Subasio. Esta ciudad espiritual está ubicada en el centro de Italia, en la región de Umbría. Es una ciudad construida sobre todo en piedra rosa y blanca perteneciente del Subiaso, que ha desarrollado una urbe caracterizada por calles estrechas y tortuosas conservando el sabor antiguo de tantos años. Está dominada por dos de sus maravillas, la gran Basílica de San Francisco y la enorme Rocca Maggiore. Es la ciudad de los santos San Francisco y Santa Clara, símbolo de un mensaje de paz que se respira a cada paso por sus hermosas calles.
Fontana di Trevi Roma

Solicitar Cotización

Al llenar esta solicitud, acepto:

7 + 11 =