Tours Privados en Dublín

Dublín, es la capital de Irlanda con una gran reputación, llena de historia y energía juvenil. Es una ciudad medieval donde lo encantador y lo cosmopolita convergen en una deliciosa diversidad. Los excelentes museos y galerías de arte relatan el largo y colorido pasado de Dublín, mientras que los pubs y cafés rebosan de entretenimiento tradicional y contemporáneo. Tiene una mezcla de herencia y hedonismo que no le defraudará. Todo lo que tiene que hacer es visitarla.

A lo largo de la ciudad y el condado de Dublín, encontrará una gran cantidad de atracciones turísticas para descubrir y explorar, desde los museos más majestuosos hasta los centros de entretenimiento más modernos. Ya sea que su interés sea el deporte, la historia, el arte o la literatura, ya sea que desee seguir un sendero patrimonial, visitar un zoológico, comer en un castillo o seguir los pasos de los muchos grandes musicales de Dublín, ¡Hay algo para todos en Dublín!

Temple Bar es quizás el distrito más visitado de Dublín, con muchos turistas que apenas se aventuran más allá de Dame Street y Liffey, que marcan los tramos superior e inferior de este barrio cultural. Los turistas que disfrutan de Trinity College y Christ Church Cathedral no tendrán que ir muy lejos para disfrutar de la cercana Meeting House Square con sus galerías, archivos y mercado de alimentos semanal. Puestos con productos irlandeses y camiones de comida inundan la plaza todos los sábados entre las 10:00 y las 17:00 horas.

Podría decirse que la universidad más prestigiosa de Irlanda es también la más atractiva. Cubriendo no menos de 16 hectáreas, los edificios y terrenos de la universidad son un tributo poético a lo mejor de la arquitectura victoriana. Trinity recibió su estatuto de manos de la reina Isabel I en 1592 y se mantuvo exclusivamente protestante hasta 1793. Hoy en día, tales prejuicios y exclusiones desaparecieron hace mucho tiempo, y Trinity disfruta de una reputación mundial como una institución líder en el aprendizaje, la enseñanza y la investigación.

El edificio de la antigua biblioteca del Trinity College alberga el Libro de Kells, que es el manuscrito iluminado medieval más ricamente decorado de Irlanda. El Libro de Kells es una copia de los cuatro Evangelios del siglo IX en latín y algunos de los tintes utilizados fueron importados de lugares tan lejanos como el Medio Oriente. Está espectacularmente ornamentado, completamente único e impecablemente conservado. Durante su visita, también pasará por la icónica Biblioteca Long Room de Trinity College, que vale la pena el viaje pues sus estanterías de roble albergan 200.000 de los libros más antiguos de la biblioteca. Justo en el corazón de Dublín, esta atracción debería ser una de las primeras que marque en su lista.

Conocerá los sitios más emblemáticos de Dublín en un vehículo privado con chofer. Su chofer y guía experto en la historia y cultura de la ciudad, le recogerán en su hotel o sitio deseado para comenzar su tour privado. El horario de comienzo es también adaptable a su deseo personal.
No dude en contactarnos, le ayudaremos a coordinar una propuesta a su medida.

Monumentos y atracciones turísticas imprescindibles de Dublín:

    • Trinity College: Es una de las universidades más antiguas de Irlanda y uno de los lugares más visitados de Dublín. Fundada por la reina Isabel I en el siglo XVI sigue abierta como universidad pero ofrece al visitante dos lugares con mucho interés, principalmente su antigua biblioteca dónde se guarda el conocido Libro de Kells. Además de una galería de ciencia y un museo zoológico que abre los meses de verano. La atracción principal del Trinity College es su biblioteca donde se guarda el conocido Libro de Kells.
    • Molly Malone: Es todo un símbolo irlandés y es una canción popular de Irlanda. Cuenta la leyenda que Molly Malone fue una hermosa joven que vivió en Dublín allá por el siglo XVII. Era muy conocida por todo el mundo porque se dedicaba a vender pescado fresco, como el resto de generaciones anteriores en su familia.
      Vendedora de peces o no, lo que realmente importa es que la música evidencia la postura fuerte y el arduo trabajo de Molly Malone, que por un infortunio de la vida, murió por una fiebre. La canción también cuenta que a pesar de su muerte, el hermoso personaje continúa caminando por las calles de la ciudad gritando «cockles and mussels…».
      El monumento fue creado por Jeanne Rynhart, en bronce, en el año 1988, en conmemoración del primer milenio de Dublín.
    • Catedral de San Patricio: Es la mayor iglesia de Irlanda, fue construida junto a un pozo en honor del patrón de Irlanda que según cuenta la leyenda, San Patricio bautizaba a aquellos que se convertían del paganismo al cristianismo. La Catedral de San Patricio tiene una rica tradición musical que data desde 1742, año en el que el coro de la catedral participó en la primera presentación del “Mesías” de Handel. Hasta el día de hoy, ésta es la única catedral de toda Irlanda y Gran Bretaña que dispone de un coro que realiza dos misas cantadas por día. Es un lugar donde el pasado y el futuro se dan la mano.
    • Temple Bar: Es un concurrido barrio ribereño que se extiende sobre calles peatonales empedradas. Temple Bar es un sitio idóneo sobre todo para ir por la noche. En él podrá encontrar fabulosos restaurantes y espacios donde el ambiente le encantará. Además en este barrio tiene lugar el mercado de comida (Food Market) y el de libros de segunda mano (Book Market) donde podrá probar exquisitos platos y comprar buenos libros.
    • Castillo de Dublín: Situado en pleno corazón de la ciudad, es una fortaleza de origen vikingo. Es el emblema de la historia de la ciudad y epicentro de algunos de los hitos más importantes de la historia irlandesa. Desde su construcción, a principios del siglo XIII, el edificio sirvió como fortaleza militar, prisión, tesorería y tribunal de justicia, además de ser la sede del dominio inglés hasta 1922, momento en que Irlanda consigue su independencia de la corona británica.
    • Guinness Storehouse: Visite la Guinness Storehouse y viva la historia y la esencia de la cerveza más emblemática de Irlanda. Descubra la historia de Guinness a través de los siete pisos del emblemático edificio, antes de contemplar las vistas panorámicas de Dublín desde el Gravity Bar.
    • Cárcel de Kilmainham: Se inauguró en 1796 como la prisión del condado para Dublín, pero también se encarceló en ella a presos políticos durante la lucha por la independencia de Irlanda. Se cerró en 1924. Para entonces, ya había sido testigo de muchos acontecimientos políticos clave y había albergado a algunos iconos de la historia irlandesa.
    • Catedral Christ Church: También conocida como la Catedral de la Santísima Trinidad (Cathedral of the Most Holy Trinity) es la más antigua de las dos catedrales protestantes de Dublín (junto con la Catedral de San Patricio). Es un templo de estilo gótico. Destaca su cripta medieval dónde se pueden ver objetos religiosos hechos en plata. Algo muy curioso de la cripta es que allí se encuentran momificados un gato y un ratón mencionados en un libro de James Joyce que la gente conoce popularmente como Tom y Jerry.
    • St Stephen’s Green: El parque está ubicado en la orilla sur del río Liffey, es conocido por su lago, con jardines de estilo victoriano y estatuas de personajes célebres de Dublín.
    • O’Connell Street: Es la principal arteria de Dublín. La calle comienza sobre el río Liffey, en el puente O’Connell (un puente más ancho que largo), y finaliza en Parnell Street. Además de recorrer las tiendas, también hay que ver los monumentos de esta avenida, como The Spire (la espiral), una aguja de acero inoxidable que mide 120 metros de altura; la estatua de Daniel O’Connell, líder nacionalista del siglo XIX, y el edificio de la Oficina Central de Correos, lugar de valor histórico donde se proclamó la República de Irlanda.
    • Museos Nacionales de Irlanda: Los tesoros de los Museos Nacionales de Irlanda abarcan miles de años de historia irlandesa y cuentan increíbles historias que van desde la antigüedad hasta nuestros días. Puede admirar joyas de oro de hace miles de años o innovadores diseños de joyas del siglo XX. Puede examinar los utensilios de una casa de campo irlandesa o los objetos de plata que adornaron las mesas de las mansiones más exquisitas. Puede ver antiguas hojas de hacha o armas de fuego de la lucha por la independencia de Irlanda. Hay muestras de rocas, artefactos de la Edad de Hierro e incluso exposiciones realistas de tigres y osos de la década de 1800.
    • Dublin Docklands: Son unos antiguos astilleros dublineses, que ya eran un centro comercial en la época de los vikingos. Hoy en día se han convertido en una zona de paseo llena de multinacionales, arquitectura futurista, ocio y alta cocina. Los Docklands, en el río Liffey, es donde desembocan los canales Royal y Grand hacía la bahía de Dublín y el mar de Irlanda.
    • Parque de Merrion Square: Anteriormente también conocido como Archbishop Ryan Park, constituye un remanso de paz en pleno centro de Dublín. Está rodeado de mansiones georgianas, con sus fachadas de ladrillo y puertas de medio arco de colores vivos. De hecho, en un inicio era un parque privado para los vecinos, entre los que destaca Oscar Wilde, del cual hay un monumento en el mismo parque y, en el extremo norte, la casa del escritor, que se puede visitar.
    • Grafton Street: Es una calle peatonal céntrica y es sin lugar a dudas la más concurrida de toda la ciudad. Son famosas sus tiendas y sus salones de té.
    • Cementerio de Glasnevin: Está situado al norte de la ciudad, al lado del Jardín Botánico Nacional de Irlanda. Aquí se encuentran enterrados muchos personajes destacados de la historia de Irlanda como el político, soldado y revolucionario Michael Collins o el ex presidente Éamon de Valera. La tumba de Michael Collins es de las más visitas del cementerio. Además de los famosos enterrados en Glasnevin, casi 800.000 personas han sido enterradas en fosas comunes sin marcar debido al número de muertos por la Gran Hambruna de la década de 1840 y una epidemia de cólera posterior.
    • St Michan’s Church: Fundada en 1095, fue la única iglesia ubicada en el lado norte de la ciudad de Dublín hasta 1686. La estructura actual data de 1685 y fue renovada en 1825.
El interior, que ha cambiado poco desde la época victoriana aún conserva su órgano original; otro artefacto notable es el Escritorio del penitente, encargado en 1724 y utilizado para la confesión pública.
Destaca la cripta que data de los siglos XVII a XIX y están llenas de momias. Una estrecha y espeluznante escalera le llevará al sótano donde encontrará cinco bóvedas. Destacan las momias de los rebeldes hermanos Sheares, ejecutados en 1798. También la momia de una monja y una extraña momia con una sola mano. Sin embargo, la gran estrella es «el Cruzado», una persona momificada de 800 años que mide más de dos metros.

Tours por los alrededores de Dublín:

    • Tour Privado a Galway y los Acantilados de Moher desde Dublín. Galway, un viaje a la Irlanda más auténtica. Con sus callejuelas enredadas bordeadas de coloridas tiendas que se curvan alrededor de la bahía, la compacta Galway es una de las ciudades más pintorescas de Irlanda. Impulsada por una población estudiantil enérgica, con músicos que tocan en sus pubs atmosféricos y en las calles, una escena culinaria impulsada por los mariscos, un calendario repleto de eventos y un alma bohemia.
      Los Acantilados de Moher (Cliffs of Moher, en inglés) son una de las principales atracciones turísticas de Irlanda. Se trata de una zona de acantilados sobre la costa del Océano Atlántico de aproximadamente ocho kilómetros de extensión con alturas que llegan a alcanzar los 214 metros y sirve como hábitat a muchas especies de aves.
    • Tour Privado a la Calzada de los Gigantes y Belfast desde Dublín. Esta maravillosa mezcla de extraordinarias formaciones geológicas, playas preciosas y excitantes rutas sobre acantilados se encuentra en la escarpada costa norte de Irlanda, entre la animada ciudad de Belfast y Derry~Londonderry. El paisaje es increíblemente bello: con amplias vistas del océano, glens ondulantes y verdes, arcos marinos, calas de color mantequilla y las increíbles vistas del puente de cuerda de Carrick-a-Rede.
      Belfast, una antigua potencia industrial con un pasado problemático, ha logrado una notable transformación en una ciudad de fiesta de moda. El Titanic está tan estrechamente relacionado con la identidad de Belfast que hay todo un vecindario que lleva el nombre del desafortunado transatlántico: los astilleros donde se construyó el Titanic ahora forman parte del Titanic Quarter. En su centro se encuentra el impresionante edificio en forma de estrella de Titanic Belfast, un museo multimedia de última generación que se ha convertido en la atracción turística número uno de la ciudad. A su alrededor hay varios otros sitios con enlaces al Titanic, y las antiguas oficinas de dibujo de la compañía naviera Harland & Wolff ahora forman parte del Titanic Hotel. Ningún visitante de Belfast se va sin aprender algo sobre ese barco.
    • Tour Privado a Glendalough y Wicklow desde Dublín. Glendalough, una espectacular belleza espiritual en pleno corazón del Ancestral Este de Irlanda. Cerca de dos espléndidos lagos misteriosos, el lugar monástico de Glendalough es uno de los más sugestivos de Irlanda, completamente inmerso en la naturaleza.
      El Condado de Wicklow, repleto de valles espectaculares, ruinas fascinantes y vistas atemporales, no es de extrañar que Wicklow sea denominado el “jardín de Irlanda”
    • Tour Privado a Kilkenny desde Dublín. Visita al pueblo medieval de Kilkenny y su imponente castillo normando. Esta ciudad, en el corazón ancestral de Irlanda, es conocida como la “ciudad de mármol” por la piedra negra que hay en sus alrededores y que decora muchos de sus edificios. Un castillo del siglo XII, una animada escena artesanal, pubs con una larga tradición, caminos adoquinados y callejuelas secretas, Kilkenny combina a la perfección el encanto de una ciudad pequeña con la actividad incesante de una ciudad grande.
Biblioteca del Trinity College Dublín

Solicitar Cotización

Al llenar esta solicitud, acepto:

4 + 1 =