Tours Privados en Nápoles

Nápoles, Desde el encanto del paseo marítimo, con el Vesubio asomando, hasta el centro histórico repleto de vida y de belleza. Nápoles es una ciudad abrumadora.
El hecho de haber sido el lugar de encuentro de diversos pueblos la ha marcado profundamente, desde la más remota antigüedad, haciendo de Nápoles una fuente de cultura. Basta con pasear por sus calles, llenas de tesoros artísticos y arquitectónicos, para darse cuenta de ello. Es una ciudad con una magia única, que incluye atractivos naturales. Desde la cocina hasta el entretenimiento y los estímulos de todo tipo: es imposible aburrirse.

Conocerá los sitios más emblemáticos de Nápoles en un vehículo privado con chofer. Su chofer y guía experto en la historia y cultura de la ciudad, le recogerán en su hotel o sitio deseado para comenzar su tour privado. El horario de comienzo es también adaptable a su deseo personal.
No dude en contactarnos, le ayudaremos a coordinar una propuesta a su medida.

Monumentos y atracciones turísticas imprescindibles de Nápoles:

    • Teatro San Carlos: El antiguo teatro de la ópera napolitana fue inaugurado en 1737, se encuentra cerca de la Plaza del Plebiscito y es uno de los más antiguos de Europa.
      Este magnífico teatro acoge a los amantes de la ópera con una programación siempre rica que suele ser un viaje a la tradición napolitana y un retorno de los grandes clásicos del repertorio lírico-sinfónico, también reinterpretados a través de nuevas sensibilidades e invitados de renombre internacional.
    • Plaza del Plebiscito: La plaza del centro histórico de Nápoles, se encuentra entre el paseo marítimo y Vía Toledo. Toma su nombre del plebiscito del 21 de octubre de 1860 que decretó la anexión del Reino de las Dos Sicilias al Reino de Italia.
      La plaza del Plebiscito está muy cerca del mar, enmarcada por cuatro edificios de gran importancia histórica y artística: el Palacio Real, la Basílica de San Francesco di Paola y dos edificios simétricos, la Prefectura y el Palacio de Salerno.
      El pórtico semielíptico recuerda a la Basílica de San Pedro de Roma. En el centro de la plaza se encuentran las dos estatuas ecuestres de Carlos III (obra de Canova) y Fernando I de Borbón, encargadas tras el periodo napoleónico para celebrar el regreso de la casa española a Nápoles.
    • Las catacumbas de Nápoles: En la región de Campania, son un monumento a la religiosidad de los partenopeos. Entre todas ellas, las catacumbas de San Jenaro ocupan casi 5600 metros cuadrados excavados en la colina de Capodimonte y acogen casi 2000 lóculos y 500 arcosolios. Suponen un destino buscado por los turistas que vienen acompañados de guías en trajes de época a través de vistas con tintes teatrales que concluyen, si se desea, con la degustación de platos típicos en las sacristías de antiguas iglesias.
    • Castel dell’Ovo: Frente al mar, en el antiguo islote de Megaride, se encuentra uno de los castillos más antiguos de Nápoles, el Castel dell’Ovo, una fortaleza de origen normando. Según la leyenda, el nombre procede del huevo de la sirena Parténope, que el poeta Virgilio escondió en el sótano y que cerró y protegió mediante una jaula porque creía que era sagrado y encantador y que podía traer buena suerte a la ciudad si permanecía intacto. Aún hoy se cree que el castillo no se derrumbó a causa del huevo.
    • Castel Nuovo o Maschio Angioino: Visitar el Castel Nuovo, le permite conocer la verdadera historia de Nápoles. El imponente castillo construido en 1266 por Carlos I de Anjou fue la sede real y el centro de cultura que acogió a artistas y escritores como Giotto, Petrarca y Boccaccio. Más tarde, bajo el dominio de los aragoneses, se convirtió en una fortaleza militar dada su posición estratégica.
    • Via dei Tribunali: Con una longitud de 800 metros, Via Tribunali es uno de los antiguos decumanos de la ciudad y actualmente compone una de las tres principales arterias del corazón de Nápoles.
    • Spaccanapoli: Spaccanapoli es una de las arterias más conocidas de Nápoles. Se trata de una calle estrecha y completamente recta que se empeña en desafiar a las laberínticas callejuelas del corazón histórico de la ciudad.
    • Via San Gregorio Armeno: La Via San Gregorio Armeno es una calle del centro histórico de Nápoles, Italia, célebre turísticamente por las tiendas artesanas de belenes que contiene.
    • Museo Cappella Sansevero o Capilla Sansevero: En el corazón histórico de Nápoles es una joya del patrimonio artístico mundial. Aquí, la creatividad barroca, el orgullo dinástico, la belleza y el misterio se mezclan para crear una atmósfera única y casi atemporal.
      Con sus obras maestras como el famoso Cristo Velado, conocido en todo el mundo por la extraordinaria calidad del mármol como tejido, proezas de virtuosismo como Desilusión y enigmáticas creaciones como las Máquinas anatómicas, la Capilla de Sansevero es uno de los monumentos más impresionantes que la mente humana jamás haya concebido.
      Un mausoleo noble, un templo de iniciación, que refleja admirablemente la personalidad polifacética de su ingenioso arquitecto, Raimondo di Sangro, séptimo Príncipe de Sansevero.
    • Palacio Real de Nápoles: El Palacio Real está ubicado en la plaza del Plebiscito, en pleno casco histórico de Nápoles. Todo el complejo, que data del siglo XVII, está formado por varios espacios conocidos por su sugerente belleza. El encanto del Palacio Real se ve aumentado por los hermosos jardines y patios que acogen diversas especies botánicas y son el lugar ideal donde pasear.
    • Catedral de Nápoles: a Catedral de Nápoles, Duomo di Napoli o Duomo di Santa Maria Assunta, es el principal edificio de culto de Nápoles. Está consagrada a la Asunción de la Virgen y es la catedral sede de la archidiócesis de Nápoles. También es conocida como la Catedral de San Gennaro. Asume una importancia central en el plano histórico, pues, probablemente, en la antigüedad, en su sitio se erguía un templo dedicado al dios Apolo. La primera catedral fue construida por Constantino en el siglo IV. La catedral actual fue levantada por la casa de Anjou. Alberga el baptisterio más antiguo de Occidente.
    • Basílica de San Francisco de Paula: Localizada en la Plaza del Plebiscito, la Basílica de San Francisco de Paula es un imponente templo neoclásico de planta circular que compone una de las iglesias más grandes de Nápoles.
    • Basílica de San Lorenzo Mayor: La Basílica de San Lorenzo Maggiore se encuentra en la plaza de San Gaetano, en la que se encuentra el Foro de la época romana.
      La basílica, la que fue encargada por el obispo Juan II (533-555), y dedicada a San Lorenzo diácono, estaba compuesta de un atrio (nartece), una gran sala dividida en tres naves y de un ábside semicircular con los pastofoni a sus dos lados, su suelo es todavía visible desde el Transetto.
      Con la llegada de los Anjou, a la Basílica de San Lorenzo se le dio importancia para la renovación de la ciudad y entre el 1270 y 1300 la iglesia fue reconstruida al estilo Gótico francés. La iglesia y el monasterio se pueden considerar uno de los primeros asentamientos franciscanos en Nápoles. Los Frailes Minores Conventuales están presentes desde 1234 con una acción espiritual intensa acompañada de unas notables actividades culturales.
    • Basílica de Santo Domingo Mayor: es una importante iglesia de Nápoles ubicada en la homónima plaza, de las más interesantes desde el punto de vista histórico y artístico. El 23 de febrero de 1921 la iglesia fue declarada basílica menor.
      Fue ordenada por Carlos II de Anjou y construida inicialmente en estilo gótico, entre los años 1283 y 1324. Llegó a ser la sede de los Domenicos del Reino de Nápoles y la iglesia de la nobleza de la Corona de Aragón.
    • Museo Arqueológico Nacional de Nápoles: El Museo nació gracias al interés de los Borbones por el arte y la cultura. En particular, dos miembros de la familia dieron vida a este espacio de exposición. Carlos III, rey de Nápoles desde 1734, comenzó a explorar el territorio destruido por la erupción del Vesubio en el 79 d.C., gracias a lo cual se encontraron las ciudades de Herculano y Pompeya. También trajo a Nápoles una rica colección de hallazgos arqueológicos romanos, transferidos desde la ciudad de Lacio, del patrimonio de su madre, Elisabetta Farnese.
      Sin embargo, fue su hijo Fernando VI quien reunió la parte romana de la colección de Farnese, y los hallazgos vesubianos en un solo edificio, el Palacio de los Estudios.
    • Museo Nacional de Capodimonte: En 1738 Carlos de Borbón decidió construir un gran edificio para preservar la colección de pinturas heredadas de su madre, Elisabeth Farnese. Aunque nació con un propósito artístico, a lo largo de los años el Palacio Real de Capodimonte también fue utilizado como residencia real, primero por los Borbones, luego por los franceses, luego otra vez por los Borbones y finalmente por los Saboya.

Tours por los alrededores de Nápoles:

    • Tour Privado a Pompeya y Costa Amalfitana desde Nápoles. Pompeya, una antigua ciudad romana en la que habitaron más de diez mil personas, con sus templos, edificios y teatros, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1997.
      Las excavaciones arqueológicas de Pompeya representan una muestra extraordinaria de la historia de la Antigua Roma. Estas excavaciones, gracias a su increíble estado de conservación, son capaces de transmitir a sus visitantes un trágico y fascinante relato. Aquí, el tiempo se detuvo en el año 79 d. C., después de que, tras una potente erupción del volcán Vesubio, las cenizas y la lava cubriesen las calles, las casas y los habitantes de esta ciudad, borrándola del mapa para siempre.
      Pueblecitos escarpados en los cerros, un mar profundamente azul, cuevas subterráneas y una carretera que serpentea entre plantaciones de olivos, limoneros, naranjos y viñas. Así es la costa amalfitana en el sur de Nápoles, una franja de unos 50 km a lo largo de un promontorio, que constituye una de las zonas costeras más bellas de Europa.
      Desde su escarpada geografía, Positano y Amalfi admiran el mar Mediterráneo desde un lugar privilegiado, encaramados en los riscos de las montañas.
    • Tour Privado a Pompeya, Herculano y Monte Vesubio desde Nápoles. Pompeya, una antigua ciudad romana en la que habitaron más de diez mil personas, con sus templos, edificios y teatros, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1997.
      Las excavaciones arqueológicas de Pompeya representan una muestra extraordinaria de la historia de la Antigua Roma. Estas excavaciones, gracias a su increíble estado de conservación, son capaces de transmitir a sus visitantes un trágico y fascinante relato. Aquí, el tiempo se detuvo en el año 79 d. C., después de que, tras una potente erupción del volcán Vesubio, las cenizas y la lava cubriesen las calles, las casas y los habitantes de esta ciudad, borrándola del mapa para siempre.
      Herculano, junto con Pompeya y Oplontis, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y un testimonio perfecto de la vida de una típica ciudad romana. Fundada, según la leyenda, por Hércules y sepultada por la erupción del Vesubio en el año 79 d.C., y destino de millones de visitantes al año, Herculano es una sucesión de calles, villas, tiendas, baños termales y lugares de culto. Un lugar de memoria que conserva un patrimonio cultural único, de valor inestimable, muestra de un periodo histórico caracterizado por su estilo de vida y su cotidianidad.El Parque Nacional del Vesubio tutela el territorio del único volcán activo de la Europa continental, símbolo de la ciudad de Nápoles.
      Una ascensión por sus laderas, entre el aroma de la retama y el olor a azufre, ofrece la emoción de poder contemplar el cráter del Gran Cono, en un paisaje caracterizado por las formaciones geológicas moldeadas por la última erupción de 1944. Estamos en un territorio único, rico en los tesoros arqueológicos de Pompeya y Herculano, y en los frutos de una tierra extraordinariamente fértil.
    • Tour Privado a Capri, Anacapri y Sorrento desde Nápoles. La isla de Capri es una combinación única de belleza paisajística, maravillas de la arqueología, la arquitectura y la naturaleza, y una atmósfera con aroma a azahar. Su accidentada geología ofrece infinitos miradores sobre el mar: altos acantilados que caen en picado al agua, riscos intransitables flanqueados por terrenos menos escarpados y aterrazados.
      Desde Anacapri, en la zona más elevada de Capri, es fácil entender por qué esta isla con forma de caracol cautivó a emperadores romanos, magnates y multitud de escritores y poetas: Norman Douglas, Maksim Gorkij, Alberto Moravia, Curzio Malaparte, Compton Mackenzie, Ada Negri, por nombrar algunos.
      En el centro histórico, vale la pena la visita a la Casa Rossa, un edificio de estilo ecléctico construida en 1876 por un coronel estadounidense, y que ahora alberga una colección permanente de pinturas con paisajes de la isla y 4 estatuas romanas que se encontraron en la Grotta Azzurra.
      Sorrento está situada en una posición panorámica sobre un acantilado que da al mar, con vistas al Golfo de Nápoles, el Vesubio, y a las islas de Ischia y Procida.
Monte Vesubio - Nápoles

Solicitar Cotización

Al llenar esta solicitud, acepto:

11 + 1 =