Tours Privados en Mallorca

Mallorca es de los destinos más elegidos del Mediterráneo, para disfrutar de calas de aguas cristalinas de color turquesa en las que los veleros parecen flotar, adentrarse en cuevas escondidas, ver faros que desafían al horizonte y vivir atardeceres inolvidables. Así es la vida en la isla más grande de las Islas Baleares, un lugar de paisajes idílicos que pasan de sierra a costa en un momento y que han sido inspiración de escritores, músicos y pintores.
El viaje a esta isla, empieza en su animada capital, Palma, y continuar por pueblos para desconectar del mundo como Valldemosa o Sóller. El clima suave siempre está presente y en cualquiera de sus rincones el estilo de vida y la gastronomía puramente mediterráneos acompañan al viajero. Porque Mallorca es, justamente, vivir el Mediterráneo.

Conocerá los sitios más emblemáticos de Mallorca. Su guía experto en la historia y cultura de la ciudad, le recogerán en su hotel o sitio deseado para comenzar su tour privado. El horario de comienzo es también adaptable a su deseo personal.
No dude en contactarnos, le ayudaremos a coordinar una propuesta a su medida.

Monumentos y atracciones turísticas imprescindibles de Mallorca:

    • Catedral de Mallorca: La Catedral es una joya del gótico orientada hacia el mar y está construida sobre las murallas del casco antiguo de Palma de Mallorca.
      Este edificio, que se empezó a construir durante el reinado de Jaime II, consta de una planta de tres naves. En la nave mayor está ubicada la capilla de la Trinidad, donde descansan los restos de los reyes Jaime II y Jaime III.
      De la fachada destacan la puerta Mayor y la puerta sur o Mirador, que tiene especial interés por estar decorada con esculturas de Guillermo Sagrera. La belleza de la puerta del Mirador es espectacular por su ornamentación con motivos geométricos y vegetales, mientras que la puerta Mayor está apoyada sobre cuatro majestuosas columnas.
      Finalmente, por encima de los muros de la majestuosa catedral de Palma, a través de una preciosa vidriera gótica, puede llegar a escuchar la dulce melodía medieval del Cant de la Sibil·la. Un poema gregoriano transmitido de generación en generación, llegará hasta usted como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Si la escucha, nunca la olvidará.
    • Palacio Real de la Almudaina: Su nombre significa ciudadela fuera de la muralla. La Almudaina fue sede del reino independiente de Mallorca durante los reinados de Jaime II, Sancho I y Jaime III, hasta que pasó, en tiempos de Pedro IV, a la corona de Aragón. El actual castillo es resultado de la modificación del alcázar musulmán iniciado en 1281. La edificación está formada por un torreón rectangular que albergaba el Palacio del Rey, el Palacio de la Reina, una sala denominada Tinell, la Capilla Real y los patios. Interiormente destaca la decoración de diversos tapices y mobiliario de diferentes monumentos históricos. En la actualidad es utilizado por Su Majestad el Rey como residencia para ceremonias oficiales durante el verano.
    • Castillo de Bellver: El castillo está ubicado sobre una colina y es de estilo gótico. Ha tenido diversos usos a lo largo de la historia. El rey Jaime II lo hizo construir como residencia real. En el siglo XIX se convirtió en fábrica de monedas. Su estructura destaca por ser circular. Tiene tres torreones y una torre del homenaje que está dividida en cuatro plantas. En el interior del castillo hay un patio de armas de dos pisos que es circular y un patio construido sobre un aljibe. En la segunda planta hay una capilla.
    • Lonja de Palma: La Lonja de Palma de Mallorca es uno de los edificios civiles más bellos de la isla. Su construcción la inició Guillem Sagrera en 1426. La construcción tiene planta rectangular. Su interior está compuesto por una sola cubierta con bóveda de crucería apoyada en columnas helicoidales. Está separado por un jardín del Consulado del Mar, la actual sede del gobierno autonómico, un bello edificio de marcado estilo renacentista.

Tours por los alrededores de Mallorca:

    • Tour Privado a Manacor. Es la capital de la comarca de Llevant y la segunda población más importante de la isla. Dentro de su término se localizan: la ciudad de Manacor, Son Macià y Son Negre, y en la costa, Portocristo o el Port de Manacor y diversas urbanizaciones.
      Por su terreno calcáreo, cerca de Portocristo hay diversas cuevas. Entre ellas, las mas conocidas son las cuevas del Drac, las del Hams y las del Pirata. El área del municipio actual ha estado habitada desde la prehistoria. La cueva de Ca’s Senyoret es pretalayótica. Y el poblado amurallado de s’Hospitalet Vell, deshabitado entre los siglos III y II a.C. es de cultura talayótica. Ambos, la cueva y el poblado, están declarados Monumento Histórico-Artístico desde 1994.
    • Tour Privado a Andratx. Situada a 28 kilómetros de Palma, esta población se encuentra rodeada de valles de pinos y almendros, a la sombra del Puig de Galatos.
      Tras ser reconquistada por Jaime I el Conquistador, la población se fortaleció con torres defensivas para evitar los ataques berberiscos. A esta época pertenece el Castillo de Son Mas, que cuenta con una torre del siglo XVI. La iglesia de Santa María de Andraitx (s. XVIII) también merece una visita. Su caserío combina casas ocres y blancas con antiguas atalayas.
    • Tour Privado a Valldemossa. Entre la sierra de Tramuntana y el mar Mediterráneo se alza el conjunto monumental de Valldemossa, a escasos kilómetros de la llamada Costa Nord mallorquina.
      El cuidado trazado de su núcleo urbano posee calles empinadas, fachadas de piedra e importantes construcciones religiosas, entre una frondosa vegetación. Las montañas de esta zona se convierten en pocos kilómetros en playas y calas en las que es posible fondear cualquier embarcación. El puerto de Valldemossa mantiene el aire marinero de antaño. Los pescados frescos y los productos del interior se combinan sabiamente para ofrecer al visitante las recetas más suculentas
    • Tour Privado a Deya. Es una bella localidad de la denominada Costa Norte Mallorquina, situada entre la Sierra de Tramuntana y el mar.
      Su casco urbano, asentado en la ladera de una pequeña colina con vistas al Mediterráneo, permanece inalterable a través del tiempo, con sus antiguas casas mallorquinas, y es tradicional lugar de residencia de pintores y artistas. En las inmediaciones de la localidad, la costa dibuja recónditas calas que invitan al descanso y al paseo relajado. Son sólo algunas de las muchas posibilidades que ofrece Deià, donde también se pueden saborear las excelencias de la mesa balear.
    • Tour Privado a Sóller. El municipio de Sóller ocupa un valle de la sierra de Tramontana delimitado por el mar. Durante la travesía en el famoso tren de Sóller se puede admirar el bello paisaje del lugar, que se caracteriza por la presencia de cítricos y olivares.
      Esta localidad posee varios monumentos y edificios de interés histórico-artístico, como la parroquia de Sant Bartomeu, del s. XIV, el edificio modernista del Banco Central Hispano, Ca´n Prunera, casa señorial también de estilo modernista, la alquería de Comte, Ses Tres Creus, monumento dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, y Sa Capelleta, monasterio situado en las proximidades de la carretera de Lluc.
    • Tour Privado a Pollença y Alcúdia. Las estribaciones más septentrionales de la Sierra de Tramuntana sirven de telón de fondo a la localidad Mallorquina de Pollença. Conocida por su animado puerto y su bahía de aguas transparentes, posee un casco urbano de fuerte sabor medieval a escasos kilómetros del mar Mediterráneo. El Cabo de Formentor, el Cabo Pinar,
      El municipio de Alcúdia es uno de los lugares más hermosos de las Baleares. Alcúdia y su puerto son visitas ineludibles para los que quieran disfrutar de los espectaculares paisajes que ofrece la isla. Bosques de pinos que llegan hasta la misma playa, en la que se abren aguas transparentes componen la estampa más típica de esta zona. Extensas playas y calas escondidas ofrecen agradables temperaturas durante el día y animación nocturna. Por su parte, la villa medieval de Alcúdia nos depara la contemplación de la iglesia de Sant Jaume y un teatro romano tallado en la roca, entre otros monumentos.
    • Tour Privado a Cala Ratjada y Artà. Se sitúa a los pies de la punta de su mismo nombre, en el extremo más oriental de la isla de Mallorca.
      Este centro turístico de excelentes aguas no ha perdido el sabor pesquero de sus primeros tiempos. En su iglesia parroquial se celebra un ciclo de música clásica bajo el título “Un invierno en Mallorca”, que el visitante no debe perderse. Al borde del Mediterráneo se levanta el faro de Cala Ratjada, histórico aviso de navegantes. Desde este lugar se divisa una de las mejores vistas del paisaje circundante. Los días claros incluso se puede ver la isla de Menorca, a la que se llega contratando alguna de las excursiones en barco que se organizan desde la cala.
      Artà se encuentra enclavada en un bello entorno natural, con una rica diversidad paisajística. Cuenta con un paisaje de costa con altos acantilados, con un fértil valle donde se cultivan almendros, higueras y algarrobos, y la montaña de Artà, con suaves elevaciones pobladas de olivos, carrizos y palmitos. La localidad está dominada por el recinto amurallado de Sant Salvador y por la iglesia, de estilo gótico. Desde este lugar se puede disfrutar de una bella panorámica de la ciudad. El casco antiguo de Artà está poblado de casas señoriales que bien merecen una visita, como Na Batlessa, cuyas dependencias albergan en la actualidad un centro de información juvenil y la biblioteca municipal.
    • Tour Privado a Llucmajor. A 25 kilómetros al sur de Palma de Mallorca se sitúa Llucmajor. Cuenta con hermosas calas, playas y acantilados, desde los que se pueden contemplar espectaculares panorámicas de la costa sur mallorquina. Algunas de sus playas son Sa Cova Baixa, Cala Mosques o Cala Pi. Dispone de dos campos de golf, además de diversas instalaciones náuticas como los puertos deportivos de S’Arenal y S’Estanyol. Asimismo, posee una red de rutas cicloturistas de alrededor de 400 kilómetros. Es aconsejable acercarse hasta las torres defensivas del siglo XVI que aparecen a lo largo del litoral de Llucmajor, y que sirven como miradores naturales. También se recomienda las visitas al poblado prehistórico de Capocorb Vell y el conjunto etnológico de Can Garra Seca.
Mallorca

Solicitar Cotización

Al llenar esta solicitud, acepto:

3 + 10 =