Tours Privados en Brujas

Brujas es una ciudad que llega al corazón. Una ciudad engrandecida por su historia y coronada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad de Flandes está impregnada de misterio medieval, exuberante sin sonrojar, las chocolaterías con pralinés y bombones artesanos en los escaparates, una ciudad del mundo… desde hace siglos.
Brujas tiene el ejemplo mejor conservado de casco urbano medieval, dominado por el campanario de su Plaza Mayor. Con el centro cerrado a los coches, toda la impresionante belleza y la cultura de esta inolvidable ciudad se pueden explorar fácilmente a pie, o dando un paseo en barco por los tranquilos canales.
Los canales serpentean a través de la ciudad como un collar de perlas, originando su merecido apodo de «la Venecia del Norte». Con calles de adoquines, arcos de ladrillo, iglesias de piedra y puentes pintorescos, en ella es casi imposible tomar una mala fotografía. Si a esto le sumamos cisnes sobre el agua, carruajes tirados por caballos en las calles y narcisos en el parque el resultado es casi mágico.

Conocerá los sitios más emblemáticos de Brujas en un vehículo privado con chofer. Su chofer y guía experto en la historia y cultura de la ciudad, le recogerán en su hotel o sitio deseado para comenzar su tour privado. El horario de comienzo es también adaptable a su deseo personal.
No dude en contactarnos, le ayudaremos a coordinar una propuesta a su medida.

Monumentos y atracciones turísticas imprescindibles de Brujas:
 

    • Corte Provincial: A lo largo de los siglos, la parte oriental de la Plaza Mayor se ha adornado con tres edificios emblemáticos: el Waterhalle (un almacén gótico) del siglo XIII al XVIII, un monumental complejo residencial neoclásico durante los siglos XVIII y XIX y, por último, el actual complejo neogótico dividido en tres partes (de 1878), con su impresionante Corte Provincial en el centro. Albergó el Consejo provincial hasta 1999, pero la Corte Provincial sigue teniendo hoy en día una importancia crucial para la provincia de Flandes Occidental, Brujas y sus habitantes.
    • Plaza del Mercado: Se conoce como Grote Markt a la plaza principal de Brujas, la plaza del mercado. Es el centro neurálgico de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tras acceder a Markt por primera vez entenderéis por qué Brujas es considerada una de las ciudades más bonitas del mundo.
    • Campanario de Brujas: También conocido como Belfort, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es uno de los símbolos indiscutibles de la ciudad. Se trata de un torreón gótico que data del siglo XIII y alcanza los 83 metros de altura. En su exterior destaca el reloj, cuyo mecanismo podremos ver funcionar cuando entremos al Belfort.
      La función del Belfort consistía, entre otras, en vigilar y prevenir a los ciudadanos de posibles incendios (tan comunes antiguamente por la abundancia de construcciones con madera), gracias a su privilegiada situación y altura. Además, era el lugar desde donde se leían los bandos públicos y las leyes que se promulgaban, convocando a los ciudadanos a sus pies a través del sonido de las campanas.
    • Estatua de Simon Stevin: Esta acogedora plaza, cuidadosamente rodeada de tilos, debe su nombre al matemático y físico flamenco Simón Stevin, como se aprecia también por la presencia de su estatua. Stevin inventó el sistema decimal para fracciones y entregó una base matemática para la construcción de fortalezas. Hasta 1819, se encontraba aquí el ‘Westvleeshuis’ o Gran Matadero de Brujas, que era propiedad del gremio de los carniceros. Antes de su creación, el lugar se llamaba Oude Vrijdagsmarkt (Antiguo Mercado de los viernes).
    • Catedral de San Salvador: Se encuentra algo retirada del casco histórico, al sudoeste de la ciudad, al final de la calle Steenstraat. De su fachada lo más destacable es la torre campanario, una «mole» cuadrada, rematada con gracia por cuatro pequeñas torretas que le aportan gracia y esbeltez.
      Es la iglesia más antigua de Brujas y su magnífico campanario forma junto al Belfort y la torre de la Iglesia de Nuestra Señora el skyline de la ciudad. Tiene su origen en una primera capilla románica del siglo IX, aunque la edificación que ha llegado hasta nuestros días se construyó entre los siglos XII y XV.
    • Museo Arqueológico de Brujas: El lema de este museo es «sienta el pasado en su propia piel» y da idea del objetivo que persigue con las distintas exposiciones interactivas reunidas en sus salas. Resulta muy interesante y, además, es una experiencia divertida. Combina valiosas piezas halladas en distintos yacimientos arqueológicos de Flandes con réplicas y reconstrucciones que permiten recrear distintos espacios y épocas históricas.
    • Iglesia de Nuestra Señora: Su importancia reside sobre todo en las obras de arte que alberga, como la Madonna de mármol de Miguel Ángel. Resulta curioso que una obra del artista italiano se encuentre fuera de su país de origen; no obstante, se cree que la conocida popularmente como Madonna de Brujas fue, simplemente, comprada en Italia por dos comerciantes de la ciudad que terminaron donándola al templo.
    • Sint-Janshospitaal – Musea Brugge: Uno de los edificios hospitalarios más antiguos de Europa con obras maestras del Primitivo flamenco Hans Memling.
    • Bonifaciusbrug (Puente de San Bonifacio): Puente peatonal pintoresco de principios del siglo XX con vista romántica al canal y a la ciudad.
    • Museo Groeninge: Contiene una variada oferta de obras que resume la historia del arte belga. El punto central son las obras de mundialmente famosos primitivos flamencos. Aquí podrá disfrutar, entre muchas otras cosas, del cuadro La Virgen y el Canónigo Joris van der Paele de Jan van Eyck y el Trípticode Moreel de Hans Memling. Una de las colecciones más bellas del mundo, con hitos sobre la historia del arte europeo.
    • Plaza Burg: La Plaza Mayor es el corazón de Brujas, y la Plaza Burg su alma. Desde hace siglos este ha sido el centro de poder de la ciudad, las autoridades municipales brujenses siguen teniendo su sede también en el ayuntamiento de estilo gótico del siglo XIV. Esta majestuosa plaza llena de grandeza se encuentra completada por ostentosos edificios monumentales. Han ido cambiando conforme al paso de los siglos y, por tanto, cada vez han adoptado el estilo arquitectónico del momento. O bien podría definirse como un práctico resumen arquitectónico comprimido en una única plaza. Desde la Basílica de la Santa Sangre, pasando por el Franconato de Brujas hasta el Presbostazgo. Sumérgete en esta riqueza brujense.
    • Choco-Story (Museo del chocolate): El museo del chocolate ilustra al visitante la historia del cacao y del chocolate: desde los mayas pasando por los conquistadores españoles a los golosos de hoy en día. En el mismo museo se fabrican además bombones que se pueden probar.
Plaza Mayor de Brujas

Solicitar Cotización

Al llenar esta solicitud, acepto:

8 + 9 =